Candidata a Diputada por la Región de Aysén Carmen Gloria Martinez basada en su propia violación

La candidata a Diputada por la Región de Aysén Carmen Gloria Martinez, ha comenzado a impulsar una campaña para que las mujeres que han sido víctima de violencia de género denuncien los abusos sin temor ,que ha titulado #NOcallesMUJER, a propósito de que este 25 de noviembre se conmemora el día internacional de la NO VIOLENCIA CONTRA LA MUJER. Esta campaña se fundamenta en una fuerte experiencia de vida, donde la candidata fue su protagonista hace 13 años atrás, donde ella misma fue víctima de una violación en su época de estudiante.

Carmen Gloria Martínez señala “Ser mujer es una constante lucha. Históricamente hemos tenido que demostrar que somos capaces dando varias peleas para que seamos consideradas en diferentes espacios, incluso hoy acá en política. Sin embargo a diario nos vemos enfrentadas a desigualdades y discriminaciones en donde seguimos siendo víctimas de violencia psicológica, física, económica y sexual que muchas veces callamos por vergüenza y peor aún nos siguen matando y callando para siempre”.

La candidata a la cámara baja ha tomado entre sus ejes prioritarios la temática Mujer argumentando que su motivación es que a ella como tantas otras mujeres, también este tipo de experiencia la marcaron a fuego para siempre.

La candidata a Diputada por Aysén señala “A mi a los 24 años me drogaron, me golpearon, me violaron y hasta apagaron cigarrillos en mi, si eso no es maldad debe ser enfermedad y lo lógico es que los malos estén en la cárcel, sin embargo, la justicia decidió archivar mi causa pese a tener pruebas contundentes, por el sólo hecho de no encontrar rastros genéticos de mi agresor para acreditar la violación. Pese al dolor, trauma y frustración, con mis padres hicimos el esfuerzo de pagar abogado particular para reabrir el caso y buscar justicia, la cual ya me había sido negada”.

La Abogada continua su relato señalando “En aquellos años estaba terminando la Universidad, lo pasé pésimo porque al quedar mi agresor en prisión preventiva, comenzaron las represalias por parte de sus cercanos, me buscaron hasta en mi Universidad con un arma, las intenciones eran claras. Ese mes tuve que cambiarme tres veces de pensión hasta que un gran amigo me acogió en su hogar y me cuidó los meses restantes para sacar mi carrera; no había día que no me arrepintiera de haber continuado con esto, porque finalmente quien había perdido su libertad y vivía con temor era yo”.

“Pero la historia no terminó ahí yo como tantas mujeres en esta situación y conscientes de que la vida sigue guardas todo tu dolor y frustración en esa mochila que todas llevamos, te sacudes y te levantas, yo tenia un hijo de 5 años por el cual luchar y una carrera por terminar, no hubo tiempo para sicólogos ni psiquiatras, a veces nosotras las mujeres tenemos que curarnos solas. Pasaron los años y yo continué con mi vida sin rencor, pero si hay algo que no olvidamos nunca es el rostro y nombre de tu agresor.

“Una noche después de 5 años se me apareció el rostro de este hombre en sueños, nunca me había pasado antes y al despertar tomé mi computador y busqué en google su nombre y me encontré con un titular de un diario regional en donde este sujeto era condenado por haber violado a otras mujeres usando el mismo modus operandi y por haber sido acreditado reiterados abusos y violaciones a sus 2 hijos una niña y un niño de 4 y 7 años respectivamente”.

“Me derrumbé, lejos de sentir que se hizo justicia sentí que el sistema no sólo me había fallado a mí, sino también a esos niños, no entendía como un hombre condenado por abuso sexual años antes podía tener a cargo a sus hijos por sentencia de un tribunal de familia quien le había otorgado los cuidados después de la disolución de la relación entre ambos padres, sentí que mi dolor y el camino de espinas que viví en busca de esa migaja de justicia para mi caso, fue en vano, el sistema nuevamente no operó como debía”.

“Es por ello que cuando hablo de “ser mujer”, lo hago con propiedad porque yo sé lo que se siente cuando no sólo eres víctima de tu agresor sino también eres víctima de un sistema garantista para con nuestros agresores. Cuando crees que por denunciar tendras protección y comprensión por parte del Estado y te encuentras con un sistema que parte por cuestionarte y termina por frustrarte”.

“Tuvieron que pasar 13 años para que yo me atreva a hablar, motivada por mi experiencia de vida y por lo que aconteció con Nabila y con la pequeña Florencia, porque aunque esto me siga dando vergüenza, las mujeres debemos hablar, denunciar, debemos apoyarnos antes de juzgarnos, debemos dejar de lado el juicio social y valórico en donde las frases como “pobrecita” o “se lo habrá buscado” son recurrentes”.

La candidata por la DC al parlamento manifiesta “Por eso es tan importante adecuar la legislación a estas realidades, debemos trabajar en leyes con sanciones ejemplificadoras y cuidar del entorno en el cual se desenvuelven estos agresores porque es mas común de lo que creemos que estas situaciones ocurran al interior de la familias. Debemos fortalecer la educación en este sentido, para proteger a nuestras generaciones futuras y de alguna forma ir sanando nuestra sociedad actual”.

Carmen Gloria Martínez en su rol de candidata a Diputada sentencia “queda mucho por hacer, pero para ello debemos empezar por atrevernos “nosotras” aprender a NO CALLAR, entender que el “#NIUNAMENOS” no es un simple slogan que usamos cuando nos maltratan, abusan o quitan la vida a una de las nuestras, sino una actitud, un compromiso y una red de apoyo en nuestro género, que entregue empatía y nos permita creer y confiar en nosotras mismas. Por eso niña, joven mujer, a ti que ya te arrebataron tu dignidad no dejes que te roben tu futuro, combatir este flagelo cultural es una tarea difícil, pero somos nosotras las llamadas a cambiar las cosas”.

Finalmente la Candidata a diputada por la Región de Aysén hizo un llamado a difundir el Hashtag #NOcallesMUJER, para que todas las mujeres que han sufrido algún tipo de violencia denuncien, y difundan sus experiencias de vida, para que no queden impunes y para que sepan que si es posible rehacer sus vidas con energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *