Carlos Peña y el concepto de “facho pobre”: “Los insultos a la gente que votó a la derecha revelan una grave incomprensión”

El columnista de El Mercurio dice que en ciertos sectores de la izquierda “impera el peor de los paternalismos: la creencia de que la gente de origen popular, cegada por su ignorancia, por sus torpes anhelos, entontecida por la publicidad o sus pobres ambiciones, no sabe lo que quiere y al momento de elegir traiciona sus verdaderos intereses”.

Carlos Peña volvió a meterse dentro de un tema polémico en la política chilena, el concepto de “facho pobre“. Esta expresión que fue utilizada por muchas personas luego del triunfo de Sebastián Piñera ha sido foco de debate por ser considerado un menoscabo y un insulto hacia cierto sector de la población.

Es por esto que el rector de la Universidad Diego Portales escribió una columna en El Mercurio donde abordó este tema y partió por señalar que “se ha afirmado que las personas que, sin pertenecer a los sectores sociales de mayores ingresos, votaron por Piñera, lo habrían hecho enajenadas, fuera de sí y de su clase, motivadas por el arribismo, empujadas por simples deseos de asimilación, por el tonto anhelo, se atrevió incluso a agregar una actriz, de ser invitados al Club de Polo”.

“Desde luego, muestran que en ciertos sectores de izquierda (especialmente quienes tienen o presumen tener origen burgués, y para quienes ser de izquierda es como una pose, o un apostolado, o una forma de voluntariado, que viene a ser casi lo mismo) impera el peor de los paternalismos: la creencia de que la gente de origen popular, cegada por su ignorancia, por sus torpes anhelos, entontecida por la publicidad o sus pobres ambiciones, no sabe lo que quiere y al momento de elegir traiciona sus verdaderos intereses“, agrega.

Peña dice que la perspectiva de izquierda “no logra entender a esa gente que parece estar satisfecha con su situación, con sus deudas, con el auto chino, con el colegio subvencionado. Y el izquierdista burgués se frustra porque él es alguien que necesita un pueblo que se sienta abusado para poder ser él un redentor”.

“El problema que revelan esos insultos a la gente que votó a la derecha es de índole intelectual: una grave incomprensión de las transformaciones de la sociedad chilena, cuyos grupos medios reclaman reconocimiento de la forma de vida que cultivan y a la que aspiran, algo que la izquierda que dominó estos cuatro años (apagando a esa otra izquierda que modernizó Chile), esta izquierda de estos cuatro años dominada por burgueses tardíos o culposos que ven en la izquierda una forma de apostolado, una misión redentora, un sucedáneo de la fe religiosa, no es capaz de comprender“, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *