CONAF hace un llamado para evitar atropello de fauna nativa en las Áreas Silvestres Protegidas

A la fecha ha se han reportado una cantidad preocupante de muertes de individuos de fauna nativa en los
Parques Nacional, y esta semana hubo que lamentar la muerte de una guiña, en el Parque Nacional Queulat, todas
especies con problemas de conservación atropelladas en nuestras carreteras.

La Corporación Nacional Forestal, CONAF, administradora del Sistema Nacional de
Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), territorios donde la presencia de fauna
nativa en la carretera siempre se convierte es un peligro para el conductor y una amenaza
para la conservación de la biodiversidad. Los animales debido sus necesidades de
desplazamiento en busca de comida y apareamiento, irrumpen en la vía pública de forma
imprevista, situación que altera la normal conducción generando en muchas ocasiones
accidentes de tránsito, incluso pérdida de vidas humana.
Así lo dio a conocer el director regional de CONAF, Leonardo Yáñez: “en la región
tenemos un triste historial de atropellamiento de huemules y esta semana a la altura del
Parque Nacional Queulat, muere una guiña atropellada. Ambas especies con problemas de
conservación”, indicó.
María Loreto Pedrasa, jefe del departamento de Áreas Silvestres Protegidas de la
región de Aysén, enfatizó que “los automovilistas debemos considerar que en la región,
las carreteras han irrumpido en los espacios naturales, afectando el normal
desplazamiento de la vida silvestre, todos somos responsables de la conservación de la
naturaleza y conducir a una velocidad moderada y con precaución es la forma en que cada
uno puede aportar en el respeto a nuestra naturaleza”.
Algunas recomendaciones para evitar atropellos de animales en la ruta:
– Disminuir velocidad ( reacción)
– Estar atento a las condiciones del entorno ( bosques, pampa, pastizales)
– Evaluar los tiempos de desplazamiento ( para avanzar a una velocidad adecuada)
– Condiciones climáticas ( actividad de la fauna)
– Hora del día o noche ( actividad de la fauna)
Finalmente, debemos hacer que nuestras carreteras sean un aporte a la vida y no para la
muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *