SPUMANTE DE GROSELLA CONSOLIDA PROCESO PRODUCTIVO TRAS RESPALDO DE CORFO

La intendenta de Aysén Karina Acevedo Auad visitó las nuevas instalaciones que tendrá esta inédita iniciativa en el sector Cerro Galera, fruto de la innovación en las tradiciones locales.

Con sala de venta, de degustación y laboratorio enológico para análisis local, contará la Cooperativa Patagónica de Agroturismo Saltos del Huemules, en la Región de Aysén tras el respaldo de CORFO, del Ministerio de Economía, para la producción de espumante de grosella.

La Intendenta Karina Acevedo Auad recorrió las instalaciones junto a un equipo de trabajo de CORFO y conversó con la familia sobre la historia que se remonta a 1923, cuando Carlos Sáez Oñate y su esposa Felicinda Roa Sánchez preparaban chicha de grosella con una receta que se transformó en tradición familiar y dio paso al espumante “Konkashken”, que en tehuelche significa Valle del Río.

“Es una iniciativa presentada por una cooperativa de pequeños productores, lo que implica un impacto social que para el Gobierno es muy relevante; rescatan una tradición e innovan en base a un fruto propio de los huertos del sur, lo que refuerza la identidad y territorial y agregan valor con un producto que tiene interés comercial”, expresó la Intendenta de Aysén.

El presidente de la Cooperativa, Franco Uribe recalcó que esta idea contó con respaldo del Ministerio de Agricultura, a través de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), Seremi de Agricultura e INDAP y ahora de CORFO para fortalecer aspectos de marketing y comercialización.

“Lo pudimos complementar con el proyecto CORFO, para habilitar una sala de venta, una sala de degustación, un laboratorio enológico para hacer los análisis en bodega sin tener que enviar todo a algún laboratorio afuera, más la creación de la imagen, de la marca Valle Huemules, el producto Konkashken el espumante de grosella, todo eso lo pudimos hacer con el proyecto Corfo y nos queda terminar con el proyecto FIA”, explicó.

José Valdés Sáez añadió que este proyecto nació como una propuesta complementaria al turismo local. “Comenzamos rústicamente a ofrecer un asado al palo, fuimos avanzando paso a paso con banquetería, cabalgata, cosas que el mismo turista iba pidiendo y lo fuimos tomando como una opción de trabajo. Estamos aprovechando nuestro predio y lo que producimos lo aprovechamos, la huerta, los frutos, las hortalizas, la cabalgata, la fotografía, contar la historia del sector y cosas que estamos descubriendo, con profesionales arqueólogos, por ejemplo”, puntualizó.

La competitividad del producto se basa en su originalidad, su formulación artesanal, 100% natural y el origen local de sus ingredientes, junto con su importante carácter regional con posibilidades de exportación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *